Sidebar

20
Lun, Sep

Por cuarto año consecutivo, un equipo conformado por alumnos de la Licenciatura en Ciencias de la Computación de la FCEIA participó del Mundial de Programación ACM-ICPC realizado en Beijing del 15 al 20 de abril. Margarita Capretto, Fernando Fiori y Emilio López, coordinados por Martín Villagra, obtuvieron el sexto puesto de Latinoamérica y finalizaron en la tabla general 79 sobre 140 equipos de todo el mundo.

La máxima competencia en el área de la programación se realiza todos los años en diferentes partes del mundo y para lograr la clasificación los alumnos de la Facultad debieron primero superar las instancias nacionales y latinoamericanas. El grupo de la FCEIA logró quedarse con uno de las dos plazas que el torneo le otorga a Argentina, la otra la obtuvo la Universidad Nacional de Córdoba.

Durante la competición, el grupo debió intentar resolver en cinco horas y con una única computadora un total de 11 problemas en alguno de los lenguajes de programación permitidos. A medida que los iban resolviendo, tenían la posibilidad de enviar la solución a partir de un sistema en donde un juez, de forma automática, indicaba si la respuesta era correcta o si tenía algún error. En caso de tener una falla podían modificarlo y enviarlo nuevamente.

El equipo de la FCEIA comenzó el certamen a un importante ritmo resolviendo los tres primeros problemas de manera efectiva casi sin ningún error. La mayor dificultad se presentó en el cuarto de los problemas que buscaron resolver, siendo aceptada la solución cuando faltaban quince minutos para que finalice la competición y luego de haber mandado al sistema tres respuestas que fueron rechazadas.

Todos los equipos tuvieron acceso durante el desarrollo de la competencia a su posición en la tabla y al registro de los problemas resueltos hasta el momento por los demás participantes. Una hora antes de la finalización de la competencia llegó la denominada “hora de silencio”, donde se congelan las pantallas y no se actualizan las puntuaciones. Para conformar la tabla de posiciones se tiene en cuenta la cantidad de problemas resueltos correctamente, el tiempo que demanda elaborar la solución y una penalidad por cada vez que se envió una respuesta incorrecta.

El entrenador del equipo, Martín Villagra, fue uno de los integrantes del grupo que participó de la final de la Competencia Mundial de Programación realizada en Tailandia en mayo de 2016, que se posicionó primero entre los países latinoamericanos y 32 en la tabla general.

Foto: gentileza UNR