Tipografia

La Conferencia General de Pesas y Medidas (CGPM) aprobó en noviembre de 2018 la mayor revisión del Sistema Internacional de Unidades (SI) desde su creación en 1960. Se redefinieron cuatro unidades de base: el kilogramo, el ampere, el kelvin y el mol y se reformuló el metro, el segundo y la candela. 

“Esta modificación se venía discutiendo desde hace mucho años, se buscaba generar una unificación del sistema de medidas. En la vida diaria no va a tener relevancia, la implicancia es muy grande a nivel científico y tecnológico” explicó el docente de la FCEIA Dr. en Física Omar Fojón.

Las nuevas definiciones, que entraron en vigencia el pasado 20 de mayo, se basan en constantes de la naturaleza, en lugar de objetos, propiedades de materiales o experimentos teóricos irrealizables, como sucedía hasta la actualidad.  

Esto permitirá a los científicos que trabajan con el más alto nivel de exactitud realizar las unidades en diferentes lugares o momentos, con cualquier experimento apropiado y valor de la escala. Asimismo, abre posibilidades tecnológicas, tal como acortar la cadena de la trazabilidad en la industria.

“El kilogramo masa se definía en base a un objeto, y actualmente, el cambio radical es que ya no depende de eso sino que se apoya en contantes universales de la naturaleza que durante un transcurso prolongado de tiempo no van a cambiar” mencionó Omar.

El kilogramo estaba definido desde 1889 por la masa de un cilindro de platino-iridio conservado en el Bureau Internacional de Pesas y Medidas (BIPM) en la ciudad francesa de Sèvres, lo que implicaba que todos los países debían basar las mediciones de masa en un único artefacto. 

“Esta modificación genera una ‘democratización’ del saber, porque ya no es propiedad de ningún país el kilogramo patrón, ahora la definición de la unidad de masa está en mano de toda la comunidad científica” destacó el docente. 

La nueva definición del kilogramo se basa en la asignación de un valor numérico fijo a la constante de Planck y permitirá llevar a cabo su realización práctica con cualquier experimento que vincule la medición de masa con esta constante.

El ampere que se definía por un experimento imaginario que relaciona la fuerza entre dos cables infinitos con la corriente que circula entre ellos, se redefinió asignando un valor a la carga del electrón. 

El kelvin se definía en función de la temperatura en la que coexisten agua, hielo y vapor en equilibrio, proceso denominado “punto triple del agua”. Su nueva definición no depende de las propiedades de un material, sino que se realiza en función de la constante de Boltzmann.  El mol se redefinió asignándole un valor a la constante de Avogadro. 

El metro, el segundo y la candela sólo sufrieron cambios en la forma de expresar sus definiciones, dado que ya estaban basadas en constantes de la naturaleza.

 

Fuente de información: instituto Nacional de Tecnología Industrial

 

Para Beatriz, las personas tienen dificultad para encontrar en las matemáticas, en la física y en la química una significación al margen de hacer cuentas. Su propuesta, se basa en trabajarlas como una cultura, así como estudiamos la literatura y sus grandes movimientos,  se debería poder estudiar la física moderna, la física contemporánea o la física clásica. “Nosotros los profesores tenemos que estar preparados para hacer eso”, señaló. 
Para ella, es necesario trabajar contenidos conceptuales, procedimentales, actitudinales,  contenidos ligados a la ciencia de la educación, la historia y filosofía de la ciencia, para mostrar a las y los  estudiantes que la ciencia es viva. “Tenemos la impresión de que la física y la matemática no cambian, pero es sólo una ilusión. En la física, por ejemplo, trabajamos constantemente con nuevas tecnologías, incursionamos nuevos estudios, la ciencia evoluciona todo el tiempo”, destacó Beatriz Salemme. De acuerdo a su experiencia, se necesita una enseñanza diferente, no una enseñanza tradicional.
La especialista brasilera en Didáctica de la Enseñanza resaltó la importancia de que los docentes de los distintos niveles estén preparados, también, para adaptarse a los cambios generacionales y cuenten con las herramientas para que sus clases respondan a las nuevas demandas de los estudiantes. 
“Todos los años cuando recibo un grupo de alumnos que se que van a estar 5 años en la universidad para después salir al mundo del trabajo, me propongo como desafío pensar ¿qué mundo les espera de aquí a cinco años? ¿Cómo va a ser esa nueva generación de profesionales?” indicó Beatriz convencida de que año tras año son diferentes los objetivos que debe plantearse. “Tenemos el desafío de formar profesionales de otra generación” destacó.
La especialista en educación valoró la importancia de contar siempre con diferentes opciones metodológicas que permitan explorar distintas técnicas según el grupo con el que se esté trabajando. “A veces percibo con tristeza que muchos profesores dicen ‘yo enseño, si ellos aprenden es otro problema’ y no es así, es mi responsabilidad como docente que los estudiantes comprendan. Entonces nuestro gran desafío es estar alerta para encontrar la forma de que nuestros alumnos de hoy se interesen por lo que se está explicando”.
Entre las herramientas que utiliza en el aula es el trabajo con películas en las que se aborden temas de interés para ser tratados desde diversas disciplinas. Así por ejemplo, con uno de sus grupos de estudiantes de secundaria tomaron una escena del “Código Da Vinci” en la que aparece un código en formato de una secuencia de Fibonacci. “Tomando esa secuencia también trabajamos con su profesor de biología, conversamos con el profesor de historia, la profesora de física. El abordaje fue integral”, relató la especialista en educación.
 
“A mí me enseñaron cierta información de una manera puntual pero nos tenemos que dar cuenta que somos de otra época. A veces las personas no perciben la importancia del cambio generacional y hay que comprender que la enseñanza es un proceso dinámico que se retroalimenta” concluyó Beatriz. 

 

En el marco del 100º aniversario de la institución, que se celebran durante 2020, se recopilan relatos, datos, imágenes, documentos y materiales que permitan recuperar distintos aspectos de la historia de la Facultad.

Leer más: La FCEIA reúne trazos de su historia

La  Comisión de Género de la FCEIA participó en la mesa de trabajo  convocada desde el Área de Género y Sexualidades de la Universidad Nacional de Rosario que dio como resultado el Proyecto de Resolución para la Utilización de Lenguaje Inclusivo  y no sexista en la UNR.

Leer más: La FCEIA participó de la elaboración del Proyecto Lenguaje Inclusivo UNR

El Ingeniero Ignacio Sosa, Director del Departamento de Sistemas e Informática de la Escuela de Ingeniería Electrónica de la FCEIA, fue elegido Vicepresidente de la Red Universitaria de Sistemas Embebidos (RUSE). 

Leer más: Docente de la FCEIA fue elegido Vicepresidente de la RUSE

Se encuentra en su etapa final el Proyecto de Investigación Orientada 2017: Análisis energético de prototipos de viviendas sociales mediante simulación computacional. Estudio de mejoras constructivas y comparación de metodologías de evaluación  (IO-2017-00180) otorgado y financiado por la Agencia Santafesina de Ciencia, Tecnología e Innovación.

 

Leer más: Docentes investigaron sobre eficiencia energética en viviendas sociales

Lara Martini, graduada de la Licenciatura en Física de la FCEIA y estudiante del Doctorado, obtuvo recientemente una beca internacional para asistir a un congreso que se desarrollará en Estados Unidos el año próximo.

Leer más: Graduada de la FCEIA obtuvo beca internacional de Nature Research

Docentes e investigadores de la FCEIA realizarán durante el 2020 la evaluación del comportamiento energético de 200 viviendas de la ciudad de Buenos Aires. La actividad, que tendrá una duración aproximada de 6 meses, fue presentada el pasado 5 de diciembre en la sede del Consejo Profesional de Ingeniería Civil.

Leer más: La FCEIA evaluará el comportamiento energético de viviendas

Lucia Abalone y Nicolás Niz son estudiantes de la FCEIA de Ingeniería Civil e Ingeniería Industrial respectivamente y en la actualidad son la máxima autoridad de las asociaciones nacionales que nuclean a quienes estudian dichas carreras. La Asociación Nacional de Estudiantes de Ingeniería Civil (ANEIC) y la Asociación Argentina de Estudiantes de Ingeniería Industrial (AArEII) realizan anualmente diversos congresos y actividades con el objetivo de ser un complemento en la formación de los/las alumnos/as de las facultades de todo el país. 

Leer más: Estudiantes de la FCEIA presidentes de ANEIC y AArEII

Del 25 al 29 de noviembre pasado se realizó el XX Congreso Ibero Latinoamericano del Asfalto (XX CILA) en la ciudad de Guadalajara, México. Allí el docente e investigador de la FCEIA Dr. Ing. Fernando Martínez fue elegido como la máxima autoridad de estos Congresos para el período 2019-2025.

Leer más: Importante reconocimiento para un docente de la FCEIA

En noviembre pasado se realizó en Chennai, India el 9º Foro Mundial de Educación en Ingeniería (WEEF 2019) organizado por la Federación Internacional de Sociedades de Educación en Ingeniería (IFEES). Allí, se renovó el Comité Ejecutivo de IFEES siendo la ex decana de la FCEIA, Ing. María Teresa Garibay, elegida integrante del mismo.

Leer más: Docente de la FCEIA es Vicepresidenta de Capacity Building de IFEES