Sidebar

20
Lun, Sep

En este momento, el entorno primordial donde se desarrollan las clases es la plataforma virtual (y, dentro de ella, las aulas de cada una de las materias que estás cursando). Por ello te ofrecemos algunas recomendaciones que te pueden ayudar para que estos entornos te resultes más amigables y les saques el mayor provecho.

Recomendaciones para ingresantes

Realizar la matriculación en el Campus de la FCEIA (https://campusv.fceia.unr.edu.ar/). Si todavía no lo hiciste, este es el primer paso. Una vez que te hayan incluido en las distintas aulas virtuales, prestá atención a diario a las notificaciones que recibas de esos espacios.

Participar, preguntar. No dejes de consultar todas tus dudas y de realizar intervenciones en las clases. Recordá que, por el momento, esta es la vía de comunicación con la que contás para interactuar con tus docentes, compañeras y compañeros. Además, es el modo de poder seguir tu proceso de aprendizaje y de brindarte apoyo en las dificultades.

Armar grupos de trabajo. Te vas a encontrar con diferentes instancias, algunas van a ser individuales y otras requerirán de la organización de grupos. Es muy importante la relación dinámica con tus compañeras y compañeros. Fuera de la plataforma pueden reunirse a estudiar mediante herramientas de comunicación grupales tales como Skype, Hangouts, Zoom, Webex, entre otras.

Guardar los documentos de trabajo. Es una manera de tener organizadas tus actividades. Almacená copias de todas tus producciones e intervenciones realizadas en cada materia. Esto puede ayudarte en el momento de hacer algún repaso, revisar errores, comparar con lo realizado por el resto tu curso, reelaborar a partir de las devoluciones que hagan tus docentes, etc.

Organizar los tiempos. Es imprescindible que asignes un horario de dedicación diario, para cada materia, con el fin de poder realizar todas las tareas solicitadas desde cada una de ellas. No dejes pasar los días y avanzá con las actividades requeridas. Mantener un horario diario constante, te ayudará a organizarte y a adquirir hábitos de estudio que te servirán para desempeñarte a lo largo de toda tu vida universitaria.

Leer todo el material proporcionado. Si bien la lectura de los diferentes materiales es individual, podés identificar todas las dudas que te surjan; para luego consultarlas con tus docentes y/o socializarlas con tus compañeras y compañeros.

Usar fuentes de información confiables. Tus docentes serán quienes te indiquen cuáles son las recomendadas. En caso de requerir alternativas, no dejes de consultarles.

Respetar y cumplir los plazos. Cada asignatura tiene su propio calendario de trabajo. No dejes de llevarlo a cabo en los tiempos estipulados, ya que eso te permitirá seguir el ritmo requerido en cada caso y evitará que acumules tareas.

Armar un cronograma de trabajo propio. En el mismo podés incluir las fechas de las distintas actividades solicitadas en las materias, combinadas con tu planificación personal para poder cumplirlas.

Encontrar un lugar adecuado para el estudio. Estudiar en casa requiere de un espacio tranquilo y adecuado para poder concentrarte al máximo.

Contactar a tutoras y/o tutores. Recordá que para todas las cuestiones que no sean estrictamente académicas, podés consultar a la tutora (otutor) de tu comisión, quienes también están para asesorarte y acompañarte en este recorrido.